CMMI Nivel 3: Área Definición Organizacional del Proceso (OPD)

Esta área de proceso, complementaria de la anterior, tiene como propósito establecer y mantener un conjunto utilizable de ‘activos’ de proceso. En este contexto, un activo es cualquier elemento que forme parte de los procesos de la organización (una política, la descripción de un proceso, un estándar, la plantilla de un documento, etc.) y que sea empleado para describir, implementar y mejorar procesos.  El objetivo y las prácticas de esta área son las siguientes:

Objetivo Específico Prácticas Específicas
Establecer Activos de Proceso

Se establece y mantiene un conjunto de activos de proceso.

  • Definir Procesos Estándar
  • Definir Modelos de Ciclo de Vida
  • Definir Criterios y Guías para Adaptar Procesos
  • Establecer Repositorio Organizacional de Métricas
  • Establecer la Biblioteca de Activos Organizacionales de Proceso

 Esta área de proceso se implementa documentando los activos y resguardándolos en algún tipo de repositorio (una intranet, un conjunto de documentos en un directorio, una base de conocimiento, etc.) que pueda ser fácilmente consultado por todos los interesados.

Usualmente, las organizaciones definen una arquitectura general en donde identifican sus grandes procesos (por ejemplo, desarrollo de software, implantación de paquetes, administración de cambios, etc.); posteriormente, cada uno de los procesos es bajado a mayor nivel de detalle (subprocesos, actividades). Para cada actividad podrán definirse técnicas (por ejemplo, cómo construir el modelo de datos) y procedimientos detallados (cómo usar una herramienta determinada para completar una tarea específica). Las actividades consumirán y producirán algún tipo de artefacto (especificaciones, planes, modelos, componentes de software, etc.) para los cuáles existirá un estándar (por ejemplo, una plantilla). Para las actividades y artefactos se definirán, probablemente, checklists para su revisión.

Además de todo esto, el repositorio deberá incluir lineamientos para adaptar los procesos a las necesidades de cada proyecto en particular. Usualmente, también incluirá políticas, material de entrenamiento y capacitación, manuales de productos, métricas, lecciones aprendidas en otros proyectos, etc.

La experiencia ha demostrado la importancia de gestionar el conocimiento y la experiencia organizacional. Sin un adecuado manejo de estos temas será difícil comunicar y sustentar en el tiempo los procesos adoptados por la organización.

Autor: arevalomaria

Ingeniero de Sistemas, Magister en Gerencia y Tecnologia de la Informacion, Certificaciones: ITIL V3, CCNA, Microsoft Certified Professional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s