CMMI Nivel 4: Desempeño del Proceso de la Organización (OPP)

Esta área de proceso tiene como propósito comprender cuál es la performance de los procesos de la organización y emplear dicha información para administrar cuantitativamente los proyectos.

En una organización en este nivel, las métricas de los procesos (por ejemplo, esfuerzo, efectividad del testing, etc.) y del producto (por ejemplo, densidad de defectos, confiabilidad, etc.) son empleadas para modelar la performance pasada y para predecir la futura. A su vez, estos modelos son empleados como base para contrastar el desempeño real de los proyectos.

Con esta información la organización estará en condiciones de determinar cuáles procesos son estables, cuáles merecen atención, cuáles deberían ser estadísticamente controlados y cómo, y cuáles procesos deberían ser mejorados.

El área tiene un solo objetivo y cinco prácticas específicas, a saber:

Objetivos Practicas
Establecer Líneas Base y Modelos

Se establecen y mantienen modelos y líneas base que caracterizan el desempeño esperado del conjunto de procesos estándar de la organización

  • Seleccionar Procesos
  • Establecer Métricas de Desempeño de los Procesos
  • Establecer Objetivos de Calidad y Desempeño
  • Establecer Líneas Base de Desempeño
  • Establecer Modelos de Desempeño

Estas prácticas pueden implementarse, por ejemplo, mediante un buen programa de métricas que contemple la generación de modelos de performance. Será necesario, además, contar con un proceso definido para realizar estas actividades, que podrían ser asignadas al departamento de aseguramiento de la calidad (si existiere) u a otro similar.

Las herramientas y técnicas que pueden emplearse aquí son las clásicas popularizadas por la calidad total: diagramas de control, prueba de hipótesis, etc.

Más allá de quién realice estas actividades, es importante tener en claro que no todos los procesos deberán (o podrán) ser controlados estadísticamente. La decisión de cuáles son esos procesos deberá tomarse en función de las necesidades del negocio y del proyecto.

Son muchos los procesos candidatos a ser controlados estadísticamente. Por ejemplo, el proceso de testing podría ser analizado para determinar su efectividad (defectos post-release) y así predecir su comportamiento en el futuro. También podríamos buscar determinar el nivel de confiabilidad de nuestro proceso de estimación, el tiempo medio entre fallas de nuestros productos, el nivel de productividad de la organización, etc

Autor: arevalomaria

Ingeniero de Sistemas, Magister en Gerencia y Tecnologia de la Informacion, Certificaciones: ITIL V3, CCNA, Microsoft Certified Professional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s